El lugar donde descargo mi mente después de disfrutar de un rato de cine.

viernes, 8 de agosto de 2008

¿Hay crisis en el cine?

Este parón entre críticas lo utilizo para reflexionar en voz alta sobre mi situación y si tendrá que ver con lo que se dice de las crisis.
A mi me encanta el cine y veo muchísimas películas cada año. Es difícil saber cuantas, tal vez unas 150 o 200 cada año. Antes iba mucho al cine, una o dos veces a la semana cuando estudiaba en la Universidad y luego casi todas las semanas. Sin embargo este año solo he visto en la gran pantalla 4 películas. Estas fueron Juno, que me pareció genial, La guerra de Charlie Wilson, que me decepcionó un poco, la nueva de Indiana Jones, con la que me divertí muchísimo y Hancock. Antes de que acabe el verano quería ver también El caballero Oscuro y Wall-E, pero no se si las veré.
¿A que se debe este poco ir al cine? Uno de los puntos fundamentales es que en mi pueblo ya no hay cine y tengo que desplazarme a la ciudad a media hora en coche, buscar donde aparcar, etc. También influye que a mi mujer no le gusta mucho el cine y claro, a mi me gusta estar con ella...
Los precios de las películas también se notan pero para mi casi que menos.
Otra pregunta es por qué solo sobreviven los grandes multicines que están instalados en muchas ciudades. Creo que se la respuesta, porque el dueño del último cine que había aquí en mi pueblo algo me contó. Todo esto que se dice del pirateo y demás no es la principal causa. No se si se nota realmente o no, pero no es definitivo. El principal problema es que casi todas las películas están controladas por muy pocas distribuidoras de cine y estas, se aprovechan y exprimen al máximo a los pequeños cines (a los grandes no pueden porque son demasiado importantes clientes) y les piden mucho por las películas o les obligan a que cojan packs incluyendo films que quieren que se distribuyan junto con las películas que al dueño del cine les interesa, etc. Y como el dueño del pequeño cine no tiene peso, si no acepta puede quedarse sin una buena parte de las películas, o conseguirlas muy poco antes de salir en DVD o cosas así.
En definitiva, uno de los grandes problemas es la formación de monopolios culturales que lo controlan todo, que solo pueden ser frenados por otros monopolios de grandes cadenas de salas.
Es una pena pero al final, muy poquitas personas controlan toda la industria del cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario