El lugar donde descargo mi mente después de disfrutar de un rato de cine.

domingo, 12 de octubre de 2008

Cortina rasgada, Paul Newman bajo las órdenes del genio del suspense

Cuando hace un par de semanas el cine se vistió de luto, decidí que era un buen momento para repasar algunas de las películas de ese genial actor que era Paul Newman. La que he elegido para empezar no es su mejor interpretación, ni tampoco está entre las mejores del gran Hitchcock, pero aún así es una gran película.

La historia que cuenta es la del científico norteamericano Michael Armstrong (Paul Newman) que cruza el "telón de acero" en plena guerra fría para descubrir los importantes conocimientos relacionados con bombas nucleares que posee un científico soviético, y para ello se hace pasar por un desertor que dice estar más interesado por la investigación científica que por el patriotismo. El asunto se complica cuando su novia y prometida Sarah Sherman (Julie Andrews), que no sabe nada, le persigue para saber que está pasando.

Como todas las obras del genial Hitchcock, el guión está bien elaborado y consigue recrear una gran intriga. Algunas de las secuencias de la película como la del autobús, la del teatro o los diálogos con el científico soviético son muy meritorias.

Por supuesto, la actuación de Newman es muy buena, especialmente cuando intenta sonsacar información al otro científico, aunque tal vez es cierto que no es una de sus 10 mejores actuaciones. Por ejemplo en algunas escenas con Andrews le falta química. La actriz británica es, tal vez, uno de los puntos más flojos del reparto pues no termina de convencer en su interpretación mientras que los secundarios están geniales. Por supuesto, Alfred tiene su cameo, esta vez en la recepción del hotel al que llegan los protagonistas hacia el principio de la película.

En resumen, una buena película para recordar a Paul en su única colaboración con uno de los mejores creadores de cine de la historia. Yo a la peli le doy un OCHO.

2 comentarios:

  1. También el argumento político es de una simpleza y un maniqueísmo que roza el ridículo. Sólo TOPAZ (que pone a unos castristas que no se lavan) lo supera en ese aspecto en la filmografía de Hitchcock.
    Eso sí, brutal la escena del asesinato en la cocina, mentiendo la cabeza en el horno...

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo. Y se podría decir que es una obra "menor" de Hitchcock, pero cuando se habla de cualquier obra de él, hasta las pelis menos buenas son buenas.
    Sin duda los momentos mejores de la película son el que citas, el del autobús y los diálogos con el científico soviético.

    ResponderEliminar