El lugar donde descargo mi mente después de disfrutar de un rato de cine.

martes, 28 de octubre de 2008

Ella es el partido, una buena elección para pasárselo bien


Como contrapunto a La familia Savages, esta vez me decidí por una película que se centrara más en el puro entretenimiento sin necesidad de hacernos pensar tanto.

Ella es el partido (extraña traducción de Leatherheads) nos cuenta como Dodge Connolly (George Clooney) intenta salvar su equipo de fútbol americano profesional contratando a la estrella del fútbol universitario Carter Rutherford (John Krasinski).

La película cuenta con un inteligente guión que mezcla aspectos de película deportiva sobre los inicios del fútbol americano profesional con comedia romántica, siguiendo un buen ritmo y con una genial ambientación. Cierto es lo que cuentan el blogdecine, que a veces la mezcla no resulta perfecta, pero no estoy para nada de acuerdo con las críticas bastante malas que tuvo esta película. Creo que me pasa algo parecido a lo que me sucedió hace unos años con Crueldad Intolerable, que tampoco tuvo muy buenas críticas pero a mí me encantó (y por eso la próxima oportunidad que tenga de ir al cine pretendo ver Quemar después de leer). Tal vez sea que las buenas comedias están infravaloradas, o en este caso, que a mi me encantan las pelis de Hawks y Cary Grant.

Volviendo a la película, el reparto está encabezado por George Clooney, que además dirige y es guionista de la película. Consigue crear un personaje encantador que funciona perfectamente. Junto a él aparece Renée Zellweger, una actriz que a mi me encanta siempre y que aquí es el principal foco de las críticas negativas a la película; pero sin ser su mejor papel y sin que su química con los actores sea perfecta, a mi si me gusta como interpreta el personaje. Otro que está fantástico es John Krasinski (que solo conocía por su papel en la serie The Office) pero que demuestra bastante talento para crear su personaje.

En definitiva, estamos ante una película muy entretenida, graciosa, que en ningún momento se hace larga a pesar de durar casi dos horas, con un estilo que recuerda a las grandes comedias de antes, y por todo ello muy recomendable. Dado que me lo pasé tan bien viéndola le doy sin ningún pudor un pedazo de OCHO, con lo cual me alejo totalmente de casi todos los críticos, incluyendo al siempre genial Teo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario