El lugar donde descargo mi mente después de disfrutar de un rato de cine.

domingo, 26 de octubre de 2008

La familia Savages, un genial duelo interpretativo Linney - Hoffman


Esta mañana escogí para ver este interesante drama con toques cómicos sobre dos hermanos que de repente se ven obligados a cuidar de su padre, al que no ven desde hace años, al fallecer la compañera de este.

La película es un retrato de estos dos hermanos: Wendy (Laura Linney) y Jon (Philip Seymour Hoffman) con el nexo que forma el padre enfermo (Philip Bosco) con todas sus miserias y fracasos.

El guión de la película, escrito por la directora Tamara Jenkins está muy bien elaborado, mostrando la realidad social de esta familia y mostrando ciertas dosis de humor en el relato que hacen que en ciertos medios se haya disfrazado esta película de comedia. De todas formas, aunque drama, la película huye del sentimentalismo y la lágrima fácil.

Los protagonistas demuestran que son dos de los mejores actores del momento. Como recuerda Alberto abuín en su crítica, la genial Laura Linney estuvo nominada en los pasados Oscar por esta película (y muy merecidamente) y esta fue su tercera nominación. Realmente su actuación aquí es muy buena, creando un personaje muy interesante. Seymour Hoffman también demuestra su calidad interpretativa. También tuvo su reconocimiento por este papel (en los Globos de Oro) y desde que ganó el Oscar hace 3 años todo el mundo reconoce su talento. En esta película también crea un gran personaje. El anciano padre de ambos completa el drama y la historia.

Sin contradecir a todo lo que he dicho, y tal vez porque últimamente me estoy acostumbrando más a ver otro tipo de cine de acción, intriga, de superhéroes u otros blockbusters en algunos momentos la narración se me hizo algo pesada y falta de ritmo aunque entiendo que de otra forma se habría falseado el retrato humano. En definitiva, se trata de una buena película, y para los que les entusiasmen los dramas humanos se trata de una película genial. Para mi gusto la peli merece un SIETE, un poquito menos que el paladar, más exquisito, de Teo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario