El lugar donde descargo mi mente después de disfrutar de un rato de cine.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Escondidos en Brujas, un thriller diferente


Tenía ganas de ver esta película después de leer varias buenas críticas que la recomendaban.

La película nos cuenta la historia de dos asesinos a sueldo, Ray (Colin Farrell) y Ken (Brendan Gleeson), que reciben la orden de su jefe, Harry (Ralph Fiennes), de esconderse en Brujas tras una misión que termina mal.

Los dos personajes protagonistas están muy bien interpretados, y ambos se encuentran bastante alejados del típico asesino a sueldo. Ken está entusiasmado con la ciudad, disfruta como turista del encanto medieval de Brujas, mientras que Ray por el contrario no le gusta nada. El lo que quiere es divertirse con una buena cerveza o una chica y pasa del arte y la cultura. Todo esto y varios detalles más en el guión le dan a la película un aspecto cómico bastante interesante. En especial Colin Farrell borda su interpretación como dice Beatriz, a la que hice caso y vi la peli en VO (como suelo hacer cuando veo una peli en DVD). Por otro lado Brendan Gleeson, con ese contrapunto indicado, también lo hace bastante bien. En el resto del reparto destacar un Ralph Fiennes en un interesante aunque pequeño papel de jefe malo y Clémence Poésy, que hace de Chlöe, una chica local que conoce Farrell. Esta joven actriz me resultaba conocida y no sabía por qué hasta que descubrí que es la que hacía de Fleur Delacour en las últimas películas de Harry Potter.

En cuanto al escenario, la ciudad de Brujas aparece fantásticamente retratada, mucho mejor de como retrató Barcelona nuestro admirado Woody, es decir, un ejemplo de como integrar en una historia la exhibición de una ciudad.

En definitiva, Martin McDonagh que además de dirigir su primera película también es el guionista, consigue crear una buena película aunque en ciertos momentos se le noten algunos fallos de director novato. En lugar de hacer el típico thriller, realiza una mezcla entre comedia negra, con tintes de drama y momentos violentos. A mi me gustó por lo que la valoro con un SIETE, coincidiendo una vez más con Teo.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Las Crónicas de Narnia: el Príncipe Caspian, la aventura continúa


Este fin de semana vi la segunda parte de Las Crónicas de Narnia.

La acción de esta película transcurre un año después de la anterior (aunque en tiempo narniano han pasado 1300 años). Los 4 hermanos Pevensie vuelven al mundo mágico y descubren que las cosas han cambiado mucho. El reino de Narnia ha sido conquistado por los Telmarinos y el único que puede devolver a Narnia a su edad dorada de antaño es el príncipe Caspian (el heredero legítimo del trono que se ve obligado a huir antes de ser asesinado por su tío).

Esta nueva película no debería defraudar a los seguidores de la saga ni a cualquiera que le gusten las películas de este género (como a mi). Creo que esta segunda parte supera en varios aspectos a la primera aunque seguramente, si no te gustó la primera, esta también te resulte aburrida. Creo que Beatriz en su crítica da en el clavo, al no tener que estar presentando los personajes y el mundo imaginario se puede hacer una obra mucho más divertida, con más acción y entretenimiento.

En cuanto al reparto, los 4 hermanos (Georgie Henley, Skandar Keynes, William Moseley, Anna Popplewell) cumplen con su función mientras que el papel del príncipe Caspian (Ben Barnes) creo que es mejorable.

En el apartado visual la película es perfecta y dota de calidad a la obra. Todos los efectos, la creación de los distintos personajes, la ambientación, ... me gustaron mucho. Si hay que buscarle un defecto es que la película puede hacerse un poco larga al durar un poco más de 2 horas y cuarto. Me habría resultado muy difícil encontrar un hueco para poder ir al cine a verla.

En definitiva, estamos ante una obra muy entretenida que para mi se merece un SIETE, un poquito más de nota que la que le dió Teo.

martes, 18 de noviembre de 2008

Antes que el diablo sepa que has muerto, puro cine


La última película que vi tenía muchos alicientes. Uno de ellos era ver la última obra de un genio como Sidney Lumet, muchos años después de que sorprendiera al mundo cinematográfico con su obra maestra Doce Hombres sin Piedad. El otro era el de disfrutar de una película con un reparto tan interesante.

La historia está contada con un interesantísimo montaje hacia delante y hacia atrás siempre alrededor de un atraco a una joyería, que se ve justo después de la presentación de los protagonistas: dos hermanos (Philip Seymour Hoffman, Ethan Hawke) con problemas económicos que piensan poder solventar con el sencillo plan de atracar la joyería familiar.

El guión, firmado por el debutante Kelly Masterson, es uno de los puntos geniales de esta tragedia familiar ciertos toques de thriller, y tremendamente dura y violenta por momentos. Y la forma en la que lo conduce Lumet es simplemente genial, una demostración de como hacer cine.

El reparto es sencillamente genial. Los dos hermanos son Andy (Philip Seymour Hoffman) que es un hombre de negocios adicto a la heroína; y Hank (Ethan Hawke), cuyo sueldo se va casi íntegramente en pagar la pensión de su ex mujer y su hijo. Ambos son muy diferentes y están muy bien interpretados. Hoffman construye un personaje fuerte, calculador y ambicioso; mientras que el personaje de Hawke es fragil, dubitativo y un perdedor. Las escenas con ambos resultan geniales. La tercera del reparto es Marisa Tomei, que representa a la mujer de Andy, y aunque está brillante en algunas escenas (y hace algunas escenas subidas de temperatura) tiene un personaje algo desaprovechado. Por último está Albert Finney, en el papel del padre de los dos hermanos que va cobrando importancia por momentos y también está genial.

En definitiva, estamos ante una muy buena película que al principio nos avisa diciendo: Ojalá puedas pasar media hora en el cielo antes que el diablo sepa que has muerto. Muy bien valorada por varios de mis críticos favoritos, creo que la película se merece un OCHO. Y Teo aún le da más.

domingo, 9 de noviembre de 2008

El incidente, un buen relato de suspense y... nada más


M. Night Shyamalan es un cineasta que me gusta bastante. Y no sólo por su admirada tercera película: El Sexto Sentido, sinó también por otras películas posteriores como El protegido y también las mucho más discutidas El Bosque y La joven del agua. Es más, El bosque me gusta especialmente y tal vez la considere mi película de él favorita, o al menos al mismo nivel que su obra más famosa. El único problema que tenía es que se vendió como película de terror cuando no era para nada eso.
Así que cuando puse el DVD de El incidente, aunque ya leyera bastantes críticas de ella que la dejaban bastante mal, tenía muy grandes expectativas creadas. Y a pesar de que a muchos no les gustaba, a mi tanto el trailer como el poster me daban más ganas de ver la película.
Sin embargo, ahora estoy un poco decepcionado. Tiene algunos méritos, como son la creación de esa atmósfera de suspense que tan bien sabe crear el director. En cuanto al guión, el principio de la película me parece genial, pero poco a poco se va apagando. Creo que la idea tal como se desarrolla abría quedado mejor para un buen cortometraje de media hora, pero claro, eso no funciona en los círculos comerciales. Debería sospechar algo cuando Alberto Abuín pone la película por las nubes comparándola con Los pájaros de Hitchcock, pues esta última, aunque una gran película, no es de las que más me gustan del genial director británico. En uno de los rasgos que imitan Hitchcock, Shyamalan aparece en la película poniendo una voz al otro lado de un teléfono. Por suerte esta vez se limita a aparecer de esta sutil forma y no tiene un papel más importante como hacía en La joven del agua, pues como actor, el director de origen indú me parece más bien limitado.
Otro punto en el que falla la película es el reparto. Mark Wahlberg no consigue transmitir las sensaciones necesarias para una película como esta y su química con Zooey Deschanel es desastrosa de principio a fin. Esta última crea un personaje extraño, que podría ser interesante por lo inquietante en una película de intriga como esta, pero al final tampoco consigue aprovechar esta cualidad.
En definitiva, estamos ante una película que, al igual que la mayoría de las obras de Shyamalan, consigue despertar pasiones en mucha gente, alabándola como una obra maestra, o repudiándola como obra pésima, tomando como ejemplo las críticas de muchocine.
A mi sin embargo, tras un buen comienzo, el resto me dejó más bien indiferente, así que la califico con un modesto SEIS, menos generoso que mi admirado Teo.