El lugar donde descargo mi mente después de disfrutar de un rato de cine.

sábado, 29 de agosto de 2015

Las cinco secuencias de... Ingrid Bergman

Querido primo Teo: 
Se cumplen 100 años del nacimiento de la mítica actriz sueca Ingrid Bergman (y 33 de su fallecimiento). Ante unas fechas tan redondas y teniendo en cuenta que estamos ante una de las más grandes intérpretes de la historia del cine, y una de las pocas que lograron 3 premios Oscar, parece un momento ideal para repasar su carrera a través de sus cinco secuencias más destacadas.
Ingrid Bergman, llamada así por la princesa Ingrid de Suecia, nació el 29 de Agosto de 1915 en Estocolmo, Suecia. Hija única de un matrimonio entre un sueco y una alemana, quedó huérfana de madre a los 2 años y de padre a los 13. Para colmo de males, la tía que se había hecho cargo de ella falleció seis meses después de un ataque al corazón. La huérfana quedó al cargo de un anciano tío soltero pero, gracias a la herencia recibida, pudo recibir una completa educación en el Liceo Femenino. Allí descubrió que su gran sueño era actuar y en 1932 apareció por primera vez en la gran pantalla como extra, pero más importante fue que convenció a su tío de que le dejara acudir a una prueba para entrar en la escuela del Real Teatro Dramático. Eso si, éste le hizo prometer que si la rechazaban se olvidaría de eso de actuar. Y lo que sucedió fue que los jueces la interrumpieron en mitad de la prueba sin dejarle terminar en lo que sería una grandísima decepción de la futura estrella, que más tarde se convertiría en euforia al descubrir que la seleccionaban. Con lo que habían visto era suficiente para darse cuenta de su talento y no necesitaban que completara la prueba. En la misma escuela habían estudiado importantes artistas como Greta Garbo o Gustav Molander. Precisamente fue este importante director sueco el que le dio su primer papel con diálogo y siguió contando con ella en un total de 6 películas, en papeles cada vez más importantes. Rodó algunas películas más con otros directores suecos, pero la más importante de su primera etapa como actriz fue “Intermezzo”, a las órdenes de Molander y estrenada en 1936. En ella interpretaba a una prometedora pianista que se enamora de un famoso violinista a cuya hija da clases de piano. El amor es correspondido y ella decide seguirle aunque eso frene su carrera mientras que el abandona a su familia. Al año siguiente Ingrid se casaría con el dentista Petter Lindström, nueve años mayor que ella, y al que conocía desde su época de estudiante. Pronto tuvieron a su hija Pía. Su carrera daría un salto cuando David O. Selznick, que había quedado impresionado por su actuación en “Intermezzo” y comprado los derechos de adaptación, convenció a la actriz para que protagonizara éste en su primera película americana. La actriz no tenía muchas esperanzas de ser aceptada por su nuevo público por lo que tras el rodaje volvió a su tierra natal donde le esperaban marido e hija. Eso si, no hizo caso de las sugerencias de Selznick sobre su aspecto o su nombre y mantuvo ambos sin cambios. Pero su primera película en Hollywood fue un gran éxito, y la situación en Europa cada vez era más complicada por la guerra, así que Bergman no dudó en volver a Hollywood con su familia, donde Selznick le esperaba con los brazos abiertos. Éste tuvo claro como quería vender a su nueva estrella e insistió en potenciar su imagen de pureza y naturalidad en películas como “Los cuatro hijos de Adán”, en la que repitió con el director de la versión americana de “Intermezzo” Gregory Ratoff o en “Alma en la sombra”. Pero Ingrid se rebeló contra esta imagen porque quería demostrar que sabía actuar y, cuando fue elegida como la elegante pareja de Jeckyll en “El extraño caso del Dr. Jekyll”, convenció a Lana Turner para que intercambiara con ella su papel y así hacer de la amante de Hyde. Tras esta película, Ingrid batallaba para hacerse con el papel de María en “Por quién doblan las campanas” pero, en un principio, la elegida resultó ser la bailarina noruega Vera Zorina, y Bergman estaba desesperada por meterse en cualquier proyecto, aburrida tras varios meses sin trabajar y de su vida en un pueblo de Nueva York donde vivía con su marido que estaba estudiando medicina. Y la película resultó ser la que le convertiría en una estrella inmortal.
Así comienza una nueva colaboración de emailgalicia con la web de El Cine De Lo Que Yo Te Diga. Puedes leer el artículo completo y ver las cinco secuencias en el siguiente enlace. Puedes ver todos los artículos de la sección de las 5 secuencias aquí. Y puedes comentar lo que quieras aquí, en la web de LQYTD o en su foro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada